RELATOS COTIDIANOS: NO HAY DE QUÉ PREOCUPARSE...

12 febrero 2008

NO HAY DE QUÉ PREOCUPARSE...

“Un filósofo (no recuerdo el nombre), opinaba que en la vida no hay que preocuparse porque te va bien o te va mal; si te va bien, podés estar sano o enfermo; si estás sano, no hay de qué preocuparse, y si estás enfermo, podés sanar o morir; si te sanás, no hay de qué preocuparse; si te morís, vas al cielo o al infierno; si vas al cielo, no hay de qué preocuparse y si vas al infierno, te vas a encontrar allí con tantos parientes, amigos y conocidos, que no vas a tener tiempo de preocuparte.”

SEGUIME VOS TAMBIÉN