RELATOS COTIDIANOS: PLÁCIDO DOMINGO Y JOSÉ CARRERAS

26 diciembre 2008

PLÁCIDO DOMINGO Y JOSÉ CARRERAS

Esta historia que pocos conocen se refiere a dos de los tres tenores que conmocionaron al mundo cantando juntos.

Se trata de una verdadera historia de vida, que emociona y da lugar a la reflexión.
Aún los que no conocen España, saben de la rivalidad existente entre los catalanes y los madrileños, ya que los catalanes luchan por su autonomía en una España dominada por Madrid.
Plácido Domingo es madrileño y José Carreras, catalán. Por cuestiones políticas, en 1984 ambos tenores se enemistaron.
Siempre muy solicitados en todas partes del mundo, los dos hacían constar en sus contratos que sólo se presentarían en determinado espectáculo si el adversario no era invitado.
En 1987, a Carreras le apareció un enemigo mucho más implacable que su rival eterno. Lo sorprendió un diagnóstico terrible: leucemia.
Su lucha contra el cáncer fue muy sufrida. Fue sometido a varios tratamientos además del autotransplante de médula ósea y un cambio de sangre que lo obligaba a viajar una vez por mes a los Estados Unidos.
En esas condiciones no podía trabajar. Y a pesar de ser dueño de una razonable fortuna, los altos costos de los viajes, debilitaron sus finanzas.
Cuando no tuvo más dinero para seguir adelante con su cura, tomó conocimiento de la existencia de una Fundación en Madrid, cuya única finalidad era apoyar en el tratamiento a los enfermos de leucemia.
Gracias al apoyo de la FUNDACIÓN HERMOSA, Carreras venció la dolencia y volvió a cantar.
Trató de asociarse a la entidad que tanto lo había ayudado, cuando al leer sus estatutos descubrió que el fundador, mayor colaborador y presidente era Plácido Domingo.
Con el tiempo se enteró que Domingo había creado la entidad, en principio para atenderlo. Pero que se había mantenido en el anonimato para que no se sintiera humillado por aceptar ayuda de su "enemigo".
El reencuentro entre los dos fue sumamente conmovedor: sorprendiendo a Domingo en una de sus presentaciones en Madrid, Carreras interrumpió el evento y humildemente, arrodillándose a sus pies, le pidió disculpas y le agradeció públicamente.
Domingo lo ayudó a ponerse de pie y con un fuerte abrazo sellaron el comienzo de una gran amistad.
Tiempo después, en una entrevista a Plácido Domingo la periodista le preguntó por qué había creado la FUNDACIÓN HERMOSA en un momento en que, además de beneficiar a su eterno rival, había ayudado a uno de los pocos artistas que podían competir con él.
Su respuesta fue concreta:
-Porque no podemos perder una voz como esa...




4 comentarios:

La candorosa dijo...

Bella historia y maravillosa lección para aquellos que mantienen y fortalecen diferencias, sin entender que en con fraternidad, todo es superado!!!

Saludos agradecidos!!!!

marcela dijo...

Fabi,
Sí, conocía esta historia de amistad, pese a las rivalidades que pudieran haber tenido. En momentos tan críticos de vida, sentir la mano y el apoyo es fundamental, y este gesto creó un lazo difícil de romper entre estas dos genialidades de tenores.

Para valorarlo, siempre.

Hermosa historia...bellísima!

Un beso

TOROSALVAJE dijo...

No tenía ni idea de esa historia. Sabía lo de su enfermedad y que incluso posteriormente Carreras creó una fundación para ayudar a los que padecieran esa dolencia, pero desconocía esta historia. Me ha conmovido.

Besos.

Fabiana dijo...

Cando: Me pareció un excelente ejemplo de humildad que sólo los "grandes" de verdad pueden tener. Y cuando digo grandes, me refiero a todos los aspectos de un ser humano.
Besos.

Marce: La conocí hace un tiempo, y me pareció importante publicarla y compartirla. Es un dato para tener en cuenta.
Buen finde.

Toro Salvaje: Me extraña que no la hayas oído jamás. Pero me alegro de haberte sido útil.
Un abrazo.

SEGUIME VOS TAMBIÉN