RELATOS COTIDIANOS: CHISTECITOS SALUDABLES

27 enero 2009

CHISTECITOS SALUDABLES

DE MÉDICOS

-Doctor... ¿Qué puedo hacer para que durante las vacaciones mi mujer no quede embarazada?
-Llevársela con usted.


-De acuerdo a los estudios realizados, le quedan 7 días de vida.
-Doctor... ¿Qué puedo hacer?
-Vaya a vivir con su suegra y le resultará una eternidad …
-Doctor... ¿Qué tengo?
-No lo sé, pero cualquier duda la aclararemos en la autopsia.


En una ciudad yanki muere un eminente cardiólogo y sus amigos y familiares deciden hacerle un grandioso y pomposo funeral. En medio de la iglesia y detrás del ataúd se encontraba un gigantesco corazón todo cubierto de flores.
Terminado el servicio fúnebre, el corazón se abre en dos y el ataúd, al son de una hermosa música, se desliza suavemente dentro del corazón. Una vez adentro, las dos puertas se cierran y el ataúd desaparece de la vista de los presentes, encerrado para toda la eternidad en el hermoso corazón.
En ese momento se oye la risa de uno de los amigos del difunto. Todo el mundo se da vuelta para mirarlo y el señor se disculpa diciendo:
-Lo siento, disculpen... estaba pensando en mi propio funeral, yo soy ginecólogo.

-Doctor, tengo tendencias suicidas... ¿Qué hago?
-Págueme por anticipado, por favor.


DE LOCOS


Roberto y Alicia son ambos pacientes en un hospital mental. Un día mientras caminaban cerca de la piscina del hospital, Roberto inesperadamente saltó a la piscina y cayó hasta el fondo, donde permaneció sin moverse. Alicia rápidamente entró para salvarlo, nadó hasta el fondo y lo sacó.
Cuando el director del hospital se enteró del acto heroico de Alicia, ordenó que se le diera de alta del hospital, pues consideraba que ella ahora estaba mentalmente estable.
El director le dijo a Alicia:
-Tengo dos noticias para vos... una buena y una mala.
La buena es que ya te dimos de alta, al meterte a la piscina y haber salvado la vida de otro paciente has demostrado que sos capaz de responder razonablemente ante una crisis, por esto llegué a la conclusión de que ya estás mentalmente sana y podés abandonar el hospital.
La mala noticia es que, Roberto, el paciente a quien le salvaste la vida, se colgó por el cuello en el baño con el cinturón de su bata momentos después de que le salvaste la vida.
Alicia, lo siento mucho, Roberto está muerto
Alicia muy sorprendida le contesta al director:
-No se colgó él, lo colgué yo para que se secara.


Durante una visita a un Instituto Psiquiátrico, uno de los visitantes le preguntó al Director, qué criterio se usaba para definir si un paciente debería o no ser internado.

-Bueno, -dijo el Director-, hacemos la prueba siguiente: Llenamos completamente una bañera, luego al paciente le ofrecemos una cucharita, una taza, y un balde y luego le pedimos que vacíe la bañera. En función de cómo vacíe la bañera, sabemos si hay que internarlo o no.

-Ah, entiendo -dijo la visita-. Una persona normal usaría el balde porque es más grande que la cucharita y la taza.

-No -dijo el Director-, una persona normal sacaría el tapón. ¿Usted qué prefiere, una habitación con o sin visitas?

8 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Me han gustado todos, pero el que más el de Alicia y Roberto.
Buenísimo.

Besos.

Cecy dijo...

Muy buenos.

Besos

Gamar dijo...

Yo tengo un cuento cortito.
Había una vez truz.

Perdón , perdon.

Ya esta ya pedí perdón che...

La candorosa dijo...

El humor, la mejor medicina!!!

Los cuentos de "locos", son un clásico!!!

Saludos!!

Marcela dijo...

No, no no! muy buenos! el que me hizo reir muchísimo fue el del ♥. jaja no lo esperaba.

Un beso

Fabiana dijo...

Comparto con ustedes el sentido del humor, así que para mí los chistecitos ya son un clásico.
Es bueno cada tanto, leer algo que nos haga sonreír un poco.
Saludos a todos.

Bluesoul dijo...

jajajaa el del corazón demasiado bueno.... todavía me estoy riendo jajajaja todos muy buenos

Fabiana dijo...

Bluesoul: También es mi preferido. Al menos tiene un final imprevisto.
Saluditos.

SEGUIME VOS TAMBIÉN