RELATOS COTIDIANOS: NUEVA AUTORIDAD (R) (bajo licencia de Creative Commons)

09 septiembre 2009

NUEVA AUTORIDAD (R) (bajo licencia de Creative Commons)

No quiero dejar pasar más tiempo. Tengo una deuda pendiente y voy a saldarla en este mismo momento porque soy una mujer de palabra.
Ivana Carina me pasó este premio (y van...) que, textualmente dice así:

"Y el premio Fidelidad va para aquellos que me comentan, y para los que sé que pasan y no dicen nada pero siempre están. Sé que hay muchos fieles a mí (¡Jaja! La humilde leonina habló) pero estos representan a todos che."




Y tiene razón. Muchas veces paso a leer mis blogs preferidos (que por suerte son cada vez más). Pero la verdad, es que no siempre tengo tiempo de comentar con tranquilidad. Así que el premio me viene como anillo al dedo. ¡Gracias Ivana!

Cambiando de tema, esa entrada fue escrita en marzo de 2008. Mi hijo estaba en 7º grado y asistía a la escuela a la cual concurrió durante 10 años consecutivos. No está de más, recordar...

Después de varios años de formar parte de la comunidad del colegio al que asiste mi hijo, tuve la desdicha de ver derrumbarse la excelencia educativa que históricamente distinguió al establecimiento de otros tantos municipales pertenecientes al mismo distrito.
La Dirección optó por hacer la vista gorda, priorizar cualquier actividad a las horas curriculares y concedió a sus alumnos libertad para que "literalmente" hicieran lo que quisieran, aún en presencia de los docentes.
A lo largo de los últimos dos años, podría asegurar que la escuela había quedado acéfala.
Por suerte para todos, el Director consiguió un ascenso y dejó su cargo temporariamente vacante.

Por suerte para pocos, acaba de asumir en su lugar una nueva Directora que dejó entrever desde el primer día de clases mucho carácter y la firme convicción de poner las cosas nuevamente en su lugar.
Todas las mañanas, en la puerta de entrada al colegio, se oye murmurar a los padres. Algunos a favor y otros tantos en contra de tamaña decisión de obrar como corresponde.
Hace unos días, se me acercó una mamá para consultarme acerca de la actitud de la nueva autoridad. Le respondí que me parecía acertada sobre todo para nuestros hijos que están a un paso de entrar en la escuela secundaria.
No compartió mi idea.
Le pregunté si ella tenía aguna información que yo desconociera. Si sabía de maltratos tanto físicos como psicológicos.
-No. (Me respondió). Pero grita mucho. Parece una directora de hace 30 años...
Yo no podía creer lo que estaba escuchando. "¡Grita mucho!" Pobrecitos los angelitos... A ver si se trauman todavía.
Cuando volví a mi casa me puse a pensar que hace unos 30 años, yo cursaba la escuela primaria. Y recordé que a nuestros superiores se les hablaba con respeto, que en las horas de clase no volaba una mosca, que no nos permitían "matarnos" en los recreos y que nuestros padres se mantenían en contacto permanente con los docentes, aunque jamás se les iba a ocurrir agredirlos por señalar actitudes negativas de sus hijos.
Y entonces llegué a una conclusión: ojalá que esta Directora se parezca aunque sea un poquito a las de aquella época. Por el bien de todos y por el futuro de nuestros hijos.

23 comentarios:

Abuela Ciber dijo...

Felicitaciones por el premio!!!!

Muy bueno el post, realmente suele suceder eso cuando las Directoras tratan de imponer respeto.

Cariños

carlos dijo...

fabiana muchas felicitaciones por el premio y que sean muchos mas te los mereces y coincido con abuela ciber en lo que dijo besos

TORO SALVAJE dijo...

Que grita mucho???
A donde estamos llegando.
Claro, hace falta una directora muda.
Eso.

Felicidades.

Besos.

amor que soy dijo...

mejores y peores había hace treinta años y los hay hoy, esto también es verdad

Normis dijo...

Felicidades por el premio , a disfrutarlo !!!
y el post nos da mucho para pensar , hay personas que por querer mostrar autoridad se transforman en autoritarias y eso nunca sirve ...
abrazosssssssssss , feliz miercoles

dondelohabredejado dijo...

Felicitaciones por el premio!!! Yo también lo recibí, tengo que poner pilas en subir mis premios al blog, je je
Nena, estoy casi totalmente de acuerdo con tu post. Digo casi totalmente porque creo que se puede tener autoridad sin necesidad de gritar. Pero, entre una directora que deja que los pibes hagan lo que se les cante, y una que tenga autoridad aunque grite prefiero la segunda, claro.
Qué tema este de la educación. Cada vez se exige menos, y los que pagan el pato son los pibes...
Besitos

Gamar dijo...

Felicitaciones por el premio y por la nueva directora.
Sería muy bueno que todas las instituciones tengan una cabeza así, pero...
Si les cuento mis experiencias con las nuevas maestras, que van a ser directoras en unos años...
En fin, saludos y prometo quejarme menos

La candorosa dijo...

Felicitaciones por el premio, ¡¡¡muy merecido por cierto!!!

Respecto a los docentes y directores de las escuelas ¡¡qué decirle!!

Este año -empezó 1º grado Candorito- y temía que este paso tan especial, que es del preescolar a la escuela primaria- fuera un contraste difícil, pero no ¡¡por suerte y gracias a su docente!!! (que creo que ya lo he comentado por algún lado), es una docente joven, tampoco una "jovencita", la cual ya tiene suficiente experience al frente del aula, que maneja con mucha ternura a los niños pero con carácter si es necesario, sin "grito" pero cuando es necesario tiene un tono firme de voz, al cual los niños saben entender.
Pone límites y los niños ¡¡hacen caso!!...

Hay padres que sería oportuno enviarlos nuevamente a la escuela -además para que aprendan lo que les faltó-, para que vean de que forma se puede manejar un grupo de personas insoportable.
De todos modos me preocupan mucho esos padres que les preocupan "los gritos", pues son los que no saben poner límites, fijesé y verá!!

Abrazotes y candores muchos!

Gla dijo...

Una mirada puede generar más respeto que un grito, tenelo por seguro. Alguna vez en mi larga carrera docente leí algo así como: La autoridad no se impone, se merece....
Felicitaciones al autor de esa frase y a usted por el premio....

Cecy dijo...

El premio es precioso.
Como quien te lo otorgo.

Gritar, pobre es verdad, se traumarán?

Bue, hay cosas peores.


Besos Fabi.

Isabel dijo...

Felicidades por el premio y, como docente, te aseguro que un poco de disciplina y un mucho de sentido común hacen educación. Besos.

Anavril dijo...

Sonara medio facho, pero La pregunta que le hice a la directora del colegio en donde finalemente inscribi a mi niña fue: La disciplina...como la manejan? Y ella me respondio. Mirá, aca no hay muchos problemas disciplinarios, por lo general son chicos buenos...pero (y se pone seria) aca no hacen lo que ellos quieren...
¡Adentro!!!!

Fabiana dijo...

Abuela Ciber: Directores, maestros, todos entran en la misma bolsa. Para los chicos son todos amigos. Y cuando alguno quiere poner distancia, es llamado "autoritario".
Besos.

Carlos: Gracias siempre por tus lindas palabras. Yo también coincido con ella.
Te mando un saludo.

Toro Salvaje: Muda, ciega y sorda si fuera posible. Más de uno quiere eso...
Saludos.

Fabiana dijo...

Amor que soy: Yo hablo por mi experiencia de chica. Y no me martirizaron, pero me enseñaron a respetar a mis superiores. Buenos y malos hubo, hay y habrá siempre en todas las actividades.
Saludos.

Normis: ¡Gracias por lo del premio!
No creo que un grito convierta a una persona en autoritaria. Yo podría serlo cada vez que levanto la voz en mi casa... Y no me considero una dictadora por eso.
Feliz miércoles, corazón.

Dondelohabredejado: ¡Felicitaciones para vos también! Y a trabajar, mujer.
Los gritos son la mejor demostración de que alguien está saturado. Claro que se puede tener autoridad sin gritar. Es lo ideal. Pero estoy segura de que uno se convierte en autoridad, cuando toma decisiones firmes y las hace cumplir sin excepciones. El más o menos confunde y no educa.
Que tengas una linda semana. O lo que queda de ella.

Fabiana dijo...

Gamar: ¡Gracias! No sos el único que se queja. De los diez años que mi hijo pasó por esa escuela, me quejé tres. Fue cuando comprobé que no sólo no aprendían lo que debían, sino que tampoco había docentes que pusieran límites. Te puedo asegurar que ese tema me preocupaba más que el otro. Ahora lo veo de lejos, pero la falta de límites es una constante en todos los colegios.
Y yo también tengo experiencias bastante desagradables con algunas maestras. En fin, es lo que hay.
Besos.

Cando: Lo mejor que le pudo pasar a Candorito es haber empezado 1º grado con una buena maestra. Y yo ya comenté varias veces que mi hijo cada nuevo año traía una observación por conducta en el cuaderno de comunicaciones.
Una vez me dijo que el jodía hasta que le ponían el límite y después ya no jodía más.
Creo que no hace falta aclarar nada...
Estoy de acuerdo con que los padres que no gritan generalmente son los que no ponen límites. Algunos, hasta parece que les pidieran permiso a sus propios hijos para decir que no.
Le mando un abrazo candoroso y chinchudo.

Gla: La mirada de mi viejo cuando llegaba a casa a la noche y yo me había mandado una de las mías, me resultó siempre más temeraria que los gritos de mi mamá. Pero en ambos casos, la sensación era de miedo. Y el miedo es muy diferente del respeto.
Es genial esa frase "la autoridad no se impone, se merece". Por esa razón, creo que hay muy pocos docentes que hoy inspiren respeto.
Saludos y espero que ya estés mejor de ánimos.

Fabiana dijo...

Cecy: La que me otorgó el premio es más hermosa todavía... Jaja. Es una dulce.
Y con respecto a los gritos, sí, hay cosas peores...dejar a los pibes hacer lo que quieran.
Un beso grandote.

Isabel: ¿Sabés quién fue el mejor maestro de la escuela primaria de mi hijo? El de música. Estuvo al frente de la clase todos los años, de modo que ningún chico de esa escuela se salvó de él.
No conocí alumno que no lo quisiera y JAMÁS en 7 años levantó la voz. Pero todos aprendieron música, disfrutaron la música y aprovecharon cada una de sus clases. Lo adoraban.
En los años que presencié actos y clases de él, te puedo asegurar que no hubo criatura que tuviera problemas de conducta (en sus horas, claro) Hay que saber ser docente.
Un abrazo.

Anavril: Pedir disciplina hoy, en nuestro país, suena facho.
En la escuela actual de mi hijo todos cumplen con las reglas y si no lo hacen, son observados. No se puede usar celular en clase y a quien lo usa, se lo retienen en rectoría hasta que el padre pase a retirarlo. Las chicas no pueden ir pintadas como una puerta y si lo hacen, les acercan cremas de limpieza y algodón para que se limpien la cara.
Esos pequeños ejemplos a mi modo de ver, sirven para "formar" a los chicos.
Si yo paso un semáforo en rojo pero se que no hay policías a la vista seguramente seguiré cometiendo la infracción. El día que me quiten el registro, me voy a cuidar para que no me vuelva a pasar...
Es muy simple, aunque haya quienes la quieran complicar.
Besotes .

Deprisa dijo...

Suerte que seas una madre que piense así. Hoy día, muchas madres, si se enteran de que grita van a armar el pollo y claro...así está el mundo como está.

Los chavales hoy día no saben lo que es el respeto y sus padres...mucho menos.

En fin, un saludo.

Gatadeangora dijo...

Ya no diré que hay mucha diferencia en la educación de ahora y en la de mis tiempos, es que tengo tres hijos y los dos mayores le llevan al pequeño 14 años y aqui si hay un abismo de diferencia en la autoridad de los profesores y ya ves que no hay ni una generaclón entre unos y otros. Espero que los profesores y educadores vuelvan a tener la autoridad que se les ha quitado.

Besos guapa

Fabiana dijo...

Deprisa: Esoty convencida de que el mayor problema de los hijos son sus propios padres.
Por eso el mundo está así, dado vuelta.
Te dejo un beso.

Gatadeangora: Lo que yo viví se dio en los 10 años de escolaridad de mi hijo. Así que no hablamos de generaciones.
Pero veo que no es aquí solamente que se da este panorama. Insisto con que es una pena porque revertir la situación va a llevar mucho tiempo. Muchoooo.
Buen fin de semana.

Ivana Carina dijo...

Felicitaciones mi fiel seguidora!!



Qué temita....

Ayer en el acto del Día del Maestro, los "nenes y nenas" de 6º a las piñas, patadas y tirones de mechas mientras los chicos hacían el sketch homenajeando a los maestros.
Mi tesorera junto a otra de las mamás de la cooperadora se mandaron al fondo - junto con las maestras que estaban participando del sketch - para terminar la pelea: los mocosos le hicieron frente y le dijeron "a ver, decime algo, ¡qué te pasa!" Rango de edades: 12 y 13 años.

LIMITES, no hay límites, los padres no los ponen y cuando los maestros lo hacen, les levantan un sumario porque "al nene" no se le grita o llama la atención....

¿¿Cómo hacés para parar una pelea entre 10 chicos?? ¿¿Susurrando: chicos, calmense....???

¡¡¡Por favor!!!

Padres: pónganse las pilas!

Autoridad no es autoritarismo, es poner límites para que todos podamos convivir como seres civilizados.

Yo hablo muy fuerte, no grito.... Y te puedo asegurar que en 10 años de docente en escuela secundaria, nadie me vino a decir nada, y creo que un par de veces vivineron a hablarme, pero les demostré que "las joyitas" de hijos que "pensaban" que tenían, no eran tales...

Amo al docencia, pero en este tiempo hay que EDUCAR a ciertos padres y además, a los chicos...


Uy, me fui de mambo! Aaajajaja!

Ok, besotes y nos estamos leyendo! ^.^

Claudia Sánchez dijo...

Pero mi vida... a ver... definamos grito... por favor! si hay cada "angelito" que habría que llevarlo de las mechas, otra que grito. Y coincido con Ivana, la culpa la tenemos los padres por no saber encontrar el equilibrio para la educación de nuestros hijos. Porque convengamos que, ni que pegue ni que se deje pegar.
Me estoy imaginando a la directora, frente a 200 chicos de hoy, diciendo "a ver chicoooos si nos vamos callaaaandoooo...". Se la comen cruda!
Voto a las buenas maestras de nuestra infancia. Definitivamente.

Claudia Sánchez dijo...

Uf! me superó!
Besos,

Fabiana dijo...

Ivana: Y ese panorama se repite en todas partes... ¿Leíste los comentarios? Parece que no ocurre solamente acá. No se qué se espera para tomar medidas y ponerse las pilas de una vez. Hay que empezar a educar ya.
Besos y claro que nos leemos.

Claudia: Los adultos gritan y los chicos ni se enteran... Pero yo también coincido con Ivana. Nosotros somos responsables de la educación de nuestros hijos. La escuela instruye (o debería). Lo que yo le reclamo no es que reemplace a los padres, sino que continúe con los límites que deberían imponerse en los hogares.
Sin esos límites no es posible organizar una clase ni enseñar. No podremos pretender entonces una sociedad educada en un futuro.
Que empieces una linda semana.

SEGUIME VOS TAMBIÉN