RELATOS COTIDIANOS: BOLUDECES COTIDIANAS (bajo licencia de Creative Commons)

15 marzo 2011

BOLUDECES COTIDIANAS (bajo licencia de Creative Commons)

Ya alguna vez resumí en este mismo espacio las delicias de la convivencia. En aquella ocasión, había descripto sin anestesia algunas situaciones hogareñas a modo de anécdotas perfectamente teatralizadas. Hoy les acerco, un capítulo más de ellas para que puedan apreciar cómo a medida que pasan los años, una se vuelve más paciente ante las boludeces de su adorada pareja.

"Que nos queremos, nos queremos. No cabe duda alguna. Si no fuera así, ya deberíamos habernos enviado mutuamente el ultimátum cual carta  documento que tan de moda está en estos días.
Pero nada de eso. Hemos aprendido a convivir con nuestras propias miserias... Y con nuestro prematuro envejecimiento: ese que hace que cada tanto, hagamos boludeces que en condiciones normales serían absolutamente impensadas.

A ustedes seguramente les sucederá esa seguidilla de situaciones que se dan en el hogar. Por ejemplo, cuando se descompone la heladera, inmediatamente se quema el televisor, y pierde gas la estufa...
Bueno, algo parecido ocurrió en nuestra casa los días pasados. Se quemó una bombita de luz de la biblioteca e inmediatamente después se quemaron las dos que iluminan un pasillo de la casa. Pensábamos que había un problema eléctrico. Pero no. Nada de eso. Simplemente cambiamos las lamparitas y asunto terminado.

Al día siguiente del extraño suceso entré al baño como todas las mañanas y uno de los tres foquitos que me alumbraban la cara de dormida todavía, titilaba y hacía un ruidito medio raro. Traté de enroscarlo un poquito más suponiendo que se había aflojado. Pero nada.
Se lo comenté a mi marido, que sin vueltas trató de ajustarlo también pero nuevamente sin éxito.
-¡Carajo! El portalámparas está roto. Gira en falso junto con la lamparita.

Trató de arreglarlo precariamente y cuando puso una pinza en el artefacto, rompió el plástico de modo que la lámpara ya no podía sacarse.
-¡Mierda! Ahora tengo que desarmar todo el botiquín para poder sacar el portalámparas. Voy a comprar tres así ya lo arreglo todo. Los plásticos están cristalizados  y ya no sirven...

Lo que siguió posteriormente fue una serie de puteadas indescifrables producto de la complicación que se había producido en esa simple reparación. De todos modos, marido en cuestión, puso en práctica su mejor voluntad y se encerró en el baño para que nadie interrumpiera su tarea.

Un rato más tarde, mientras yo trabajaba con mi notebook en la cocina, sentí que había bajado la tensión e inmediatamente se apagó el monitor ya que la PC estaba enchufada con la batería cargándose.
Al mismo tiempo, mi hijo llegó corriendo desde el living avisando que su XBOX se había apagado. Salté de la silla y corrí a la biblioteca a constatar el estado de la PC principal de la casa. El monitor estaba negro....

Entré rápidamente al baño para ver qué pasaba pero un olor nauseabundo me frenó antes de preguntarle a mi marido qué era ese humo horrible que salía del botiquín...
-¡Puta madre! Se juntaron los cables y se hizo un corto...

Por suerte, nada se quemó. Todo volvió a funcionar correctamente, menos la luz del baño que seguía titilando después de todo el trabajo hecho al divino botón.

Rato más tarde, sin notebook ni PC ni XBOX encendidas, mi amada media naranja, bañada en transpiración, con la cara negra por el fogonazo y pedacitos de plástico desparramados por su cuerpo, me confirmó lo que ya suponía:
-Al final, el portalámparas funcionaba bien. Era la bombita pedorra la que estaba andando mal con el filamento que está por cortarse..."





CONCLUSIÓN: Antes de exponer a sus parejas a una electrocución segura, agoten todas las instancias para corroborar si el mal funcionamiento de una lamparita responde definitivamente a un problema eléctrico.


23 comentarios:

Anónimo dijo...

Me encantó esa anécdota muy buena jajj !!!!! te quiero muchoo :)

Anónimo dijo...

el de recién fue "M"

TORO SALVAJE dijo...

El otro día me pasó algo parecido.
De verdad.

Besos.

Cris dijo...

Hay Faby esas delicias de la vida Conyugalll, me encantó , que nos queremos , nos queremos , ajjjj y sip , sino ya nos hubiesemos matado como en la guerra de los Roses , y si de ROSES se trata ,anéctdotas como esas millll, sin ir mas lejos hace 2 días comenzó a perder el termotanque , nas gotitas , mi Santo decidió meter mano , todavía estamos sacando agua de casa , rompió , la llave de paso ,siiii , las Cataratas del Iguazú eran un poroto , a las 12 de la noche , ya pasado el Carnaval , sacabamos agua , creo que se vaciaron los 120 lts. que el tanque tiene , el agua corria por paredes escaleras y lo que se te ocurra. Y eso que yo le había dicho , no metas mano , mañana llamo al plomero. ajjjj. El Amor es CIEGO !
Saludingui
Cris//mujeresdesincuentay

Cecy dijo...

Es asi Fabi, cuando se quema una bombita es porque vienen un par más a mostrar solidaridad con ella.
Al menos vos tenes marido que arregla, agradece, jajajaja

Un besote Linda!

Anónimo dijo...

Me uno al comentario de Cecy; al menos vos tenes marido bien intensionado que arregla...
Lo dejamos ahí.
Besos
Gaby

Paper dijo...

Hay que tener cuidado. Siempre que un hombre tenga que reparar un problema eléctrico, alguien mas debe estar pendiente que se apaguen los interruptores.... sino electrocución segura, segurísima!

Que buena anécdota jaja

Saludos Fabiana!

Gatadeangora dijo...

Jajajaja como me recuerda esa anécdota a otras muchas protagonizadas por mi marido. Aunque es un manitas a veces tambien se la vá la mano jajajajaja.
Un beso

Fabiana dijo...

"M": Pero cuando se apagó tu XBOX no te causó mucha gracia...
Te amo con todo mi corazón.

Toro Salvaje: Es muy común que pasen estas cosas en el hogar. Sobre todo, las seguidillas. De esas tengo un montón en la memoria.
Besos

Fabiana dijo...

Cris: A esta altura se nota si la pareja se quiere. De otro modo, con estas cositas, tendríamos que matarnos. Yo ya estoy acostumbrada porque a mi marido siempre se le "complican" los arreglos. Algo parecido a lo que vos contás. Me imagino el panorama...Jajajaj.
Cariños.

Cecy: Tenés que contratar un "marido a domicilio". Resulta muy útil tenerlo por un rato en casa, sobre todo para realizar tareas como estas. Para otras cosas, podés elegir algo mejor que un marido...
Abracitos.

Fabiana dijo...

Gaby: Es que hay muchas clases de maridos...El mío es bien intencionado que arregla y hace cagadas. Jajaja.
Besotes para todos.

Gatadeangora: Al menos me queda el gustito de saber que no ocurre sólo en mi casa. De todos modos, aplaudo siempre el intento porque demuestra interés. Aunque al final nos provoque dolor de cabeza.
Un abrazo para vos.

juan andrés estrelles dijo...

No sabes cuanto entiendo que llegaras a esa conclusión. Dios, mientras leía tu relato era como estar reviviendo mis propias pesadillas con clavijas que funcionan, lámparas que no y enchufes que se declaran en rebeldía. Si te paras a pensarlo es algo tan habitual. El afán de sentirnos útiles y capaces nos hace meternos en auténticos fregados que acaban por desquiciados. Cuanta razón hay en el refrán zapatero a tus zapatos. Un placer visitarte tu rincón me pareció de lo más interesante. Un abrazo, nos leemos.

Fabiana dijo...

Paper: Perdón por saltearte en la respuesta. No es la primera vez que me pasa.
Con respecto a lo que decís, es así. Cuando mi marido está reparando algo, no me muevo de mi casa. Por un lado para cuidarlo y por otro porque cada 5 segundos me pide ayuda... No se por qué tiene esa costumbre. ¡¡¡Grrrrrrr!!!
Cariños.

Juan Andrés: ¡Bienvenido a Relatos! Me encanta que tengas esta humilde opinión. Porque generalmente los hombres consideran que a sus mujeres no hay nada que les venga bien.
Y aunque algunas mujeres coinciden diciendo que al menos mi marido pone voluntad, yo creo que la lógica indica lo que vos decís: "zapatero a sus zapatos".
Gracias por pasar y en cuanto pueda me doy una vuelta por tu casa.

dondelohabredejado dijo...

Ja ja ja ja, menos mal que te lo tomás con humor. Debe haber sido una tragedia pero leyendo el modo en que lo contás yo me he matadod e risa, ja ja ja
Un abrazote grandote, nena!!

(y otro para tu marido, que tiene las mejores intenciones y pone pilas)

lady baires dijo...

Ah, fabiana, son las pequeñas boludeces de la vida conyugal, ja.
Como estoy sin hombre "in situ" hace años, esa etapa ya ni la registro.

beso grande y excelente finde para vos.

Gamar dijo...

Todas son iguales, recuerdan solo nuestros fracasos.

Julio César dijo...

Querida, tú si sabes como arrancarme una sonrisa. Hurgas en mi inconsciencia, tiras de mis cavilaciones, las destrozas, las haces polvo, mis contristaciones las disuelves, mis hendiduras, los abismos de mi melancolía los llenas con tu alegría. Haces de la ternura y la sonrisa, un matrimonio que sabe muy bien. Como agradecer tus palabras? sinceramente si estuvieras aqui podría darte una sonrisa, un abrazo o simplemente una mirada llena de mi alma.

Gracias, Fabiana.

Un beso enorme para ti. Y que Jehovah Dios, todo amor, te colme de bendiciones.

Juans dijo...

Adhiero a Don Toro Salvaje...el otro día me corte todo el pulgar intentando cambiar una bombita atastacada...

nadasepierde dijo...

Siii esas cosas pasan.... y nunca vienen de a una!!!
que gracioso como lo contás.

Un beso

Fabiana dijo...

Dondelohabredejado: No te creas, no me tomo todo con humor pero a veces me doy por vencida y prefiero hacer eso antes que matarlo...
Y efectivamente, mi marido merece un reconocimiento. Y pilas, porque con el 220 v no se lleva nada bien.
Abrazos.

Lady Baires: No deja de ser pintoresco lo que se vive en pareja. Es parte de la relación. Ni más, ni menos.
Gajes del oficio, que le dicen.
Besitos para vos.

Fabiana dijo...

Gamar: El día que sus triunfos (los masculinos) sean relevantes, seguramente taparán estos terribles fracasos. Jajjajja. No se me enoje Don Gamar. Fue chiste.
Saludos.

Julio César: ¡Ayyy! Son demasiados elogios y no creo que sea para tanto. Pero igualmente, disfruto cuando leen mis locuras y les gusta.
Gracias siempre por tus palabras.
Cariños para vos.

Fabiana dijo...

Juans: Es que los portalámparas son un desastre. Hay que ponerles
W40 para que no se atasquen las bombitas. Eso me lo dijo el ferretero de verdad.
Y curate pronto.
Saludos.

Nadasepierde: Sí, esas seguidillas son de terror. A veces creo que el mundo se ensaña conmigo. Pero veo que a todos les pasa lo mismo.
Te dejo un beso.

Anónimo dijo...

muy bueno me gusta mucho tu blog lo miro cada dia , yo tambien tengo uno es jodido-humor.blogspot.com de humor

SEGUIME VOS TAMBIÉN