RELATOS COTIDIANOS: CAPÍTULO 8 ESTE ES MI HIJO (bajo licencia de Creative Commons)

03 marzo 2009

CAPÍTULO 8 ESTE ES MI HIJO (bajo licencia de Creative Commons)

No se hagan demasiadas ilusiones. No voy a presentarles a «M». Sólo permitiré que lo conozcan a través de algunas características de su personalidad.


Si mi embarazo hubiese llegado a su término en el tiempo previsto, «M» sería de Cáncer. Pero nació bajo el signo de Tauro.
Hasta ese momento, yo no conocía el signo ni sus particularidades. Sólo quise interiorizarme acerca de él, para descubrir si realmente existían coincidencias respecto de sus cualidades. Y para serles franca, las hay y muchas.

Para «M», la familia, es su espacio más sagrado. Al ser pocos los integrantes que la componemos, mi marido y yo somos sus referentes más directos y en quienes se apoya permanentemente.
Para con su grupo íntimo, es generoso, contenedor y muy afectuoso, pero le gusta tomar la sartén por el mango.
Para con los de afuera, es muy celoso. Le cuesta abrir las puertas de su mundo.
Es muy persistente, pero poco paciente. Si está convencido de algo, lo más probable, es que no se detenga hasta conseguirlo. Pero en el camino, interrumpirá su lucha para protestar tantas veces como su energía se lo permita.
Se manifiesta como un chico normal, asumiendo, por momentos, responsabilidades propias de un adulto, aunque luego, siga demostrando que es un niño.
Posee un temperamento muy conservador. Acepta mandatos con mucha sumisión porque sabe cómo se debe obrar ante los demás.
Por esta razón, es que suele chocar con quienes no respetan normas preestablecidas.
Odia los grandes conflictos, tratando de mediar cada vez que puede. Es muy buen compañero y obediente en cualquier ámbito que no sea su hogar.
No se hace de amigos fácilmente. Es tímido y desconfiado y entonces elige con mucho tacto a quienes formarán parte de su círculo de afectos.
Pero una vez que lo consigue es fiel a sus sentimientos.
Suele ser muy recto, pues no le agrada que le jueguen malas pasadas. Es capaz de brindarse por entero y siempre está dispuesto a ayudar.

No le atraen las tareas manuales ni las salidas campestres. Él, se encuentra más cómodo en su casa y con la tecnología a su alcance.
Es muy cuidadoso y prolijo con sus pertenencias, pero sufre cuando alguien le pide algo prestado.
Es ambicioso y muy ahorrativo. Aprendió a cuidar el dinero, utilizando lo necesario y guardando el resto para "cosas importantes".

No toma decisiones rápidamente. Medita mucho antes de dar un paso trascendental.
Delgado y de baja estatura, sus ojos claros y tiernos me permiten entrever su sensibilidad.
«M» es y seguirá siendo mi bebé.
El mismo que hace unos días y después de un reto por haber hecho algo indebido, le dio un portazo al escritorio (donde yo me encontraba) en señal de protesta. Y con la misma rapidez intentó sacarme de mi encierro, en medio de una carcajada que le hizo olvidar su enojo, porque en plena acción, los cordones de sus zapatillas quedaron enganchados debajo de la puerta, impidiéndole moverse de allí.
Ante esa situación, consiguió hacerme reír a mí también, pues recordé la época en que trataba de aprender a atarse los mismos cordones y se enredaba las manos, mandando al diablo su intento.
Igual que ahora. El mismo carácter, siete años después.
Esta es su esencia. Y la disfruto.
Ya ha pasado por varias etapas.
Cuando era pequeño y yo tenía que salir, no me quedaba otra opción que hacerlo con él. Esas salidas, se volvían interminables por su andar lento y su rápido cansancio.
Pasó el tiempo y me acostumbré a cargar con un apéndice. A todas partes, él iba conmigo. No podía escaparme sin que se diera cuenta.
Cuando creció un poco, me complicó aún más. Le avisaba que debía acompañarme, pero él se negaba. Prefería quedarse en casa. Entonces me obligaba a esperar que milagrosamente, alguien se hiciera presente para quedarse con él.
Deseaba que creciera pronto, para poder despegármelo de las piernas...

Ahora, está en condiciones de moverse solito, siempre alrededor de nuestra casa. Tiene sus propias llaves y las muestra con orgullo.
Pero cuando preciso un favor que lo aleje por unos instantes de nuestro querido hogar, vuelve a negarse, encontrando siempre alguna tarea más productiva que la que yo le pido. Así es él.

Suele sostener una taza de café con leche como el más experto y haciendo monigotadas, me indica que uno de sus dedos quedó atascado en el asa.
Se pone a bailar delante de mí con la misma gracia con que lo haría un lobo marino o tímidamente se asoma mostrando su esbeltez con dos pelotas de tenis perfectamente acomodadas a la altura de sus tetillas.
Serio y payaso a la vez, de a poco, está ingresando en lo que familiarmente denominamos la edad del pavo.
Antes, no reparaba en mis características obsesivo- compulsivas. Pero ahora, es capaz de criticar tanta perfección de mi parte.
Yo tengo la espantosa costumbre de dejar perfectamente ordenadas mis pertenencias, pero también las de los demás.
Con cada final de un ciclo lectivo, la mochila de la escuela queda lista para el primer día de clases del año siguiente, evitándome luego, la incomodidad de correr alocadamente para conseguir todos los útiles que solicitan los maestros.
Y hace unos años, con el bolso de natación, tomé la misma actitud, acomodando en su interior los efectos personales que «M» usaba para sus clases.
Pero el primer día, cuando mi chiquitín salió del vestuario listo para entrar en la pileta, notó que había algo que no estaba del todo bien.
Se acercó a mí, y se miró los pies dos números más grandes que las ojotas que habían quedado del año anterior, mientras me preguntaba:
-¿No te parece que me quedan un poco chiquitas?

Esa soy yo.
Este año, yo misma me tomé el trabajo de realizarle un test de orientación vocacional, que una mamá amiga me ha facilitado.
A mí también me agrada tener la sartén por el mango. Y no les voy a decir que mi hijo va a ser el mejor médico, porque ustedes ya saben de sus inclinaciones deportivas. Pero créanme, que cada día me esfuerzo por conseguir que sea mejor persona.
Por supuesto, sigo peleando con mi genio, para no entorpecer demasiado esta tarea.
Hoy, estoy dispuesta a cocinarle un delicioso churrasco (manjar que me reclama cada tanto), aún sabiendo que mi bonita cocina quedará a la miseria.
Pero «M», bien lo vale.


ESTA OBRA QUEDÓ REGISTRADA EN LA
DIRECCIÓN NACIONAL DEL DERECHO DE AUTOR
EL 16 DE NOVIEMBRE DE 2007
BUENOS AIRES - ARGENTINA
EXPEDIENTE Nº: 618741
FORMULARIO Nº: 145024


17 comentarios:

Cecy dijo...

Toda una mamá amorosa y dedicada.
Y ellos lo sben y les encanta.

Lindo hijo Fabi y se nota que esta creciendo como debe ser.

Me alegro por los dos.

Lo del signo es un detalle, pero Tauro no esta mal, porque Cancer mejor me callo. jajajaja

Besos.

Nataly dijo...

Que hermoso fue leer la historia de M. eres una escritora maravillosa y me encanta como vas plasmando cada palabra, haces que me compenetre tanto en lo que estas contando que no puedo dejar de leer.
Bueno y aparte de ser una muy buena escritora eres una mama maravillosa que ama a su hijo con mucho orgullo, me imagino a los dos riendose cuando a M. se le quedaron los cordones atrapados por golpear la puerta jaja!!!!
Creo que M. va a ser un hombre maravilloso con todas las virtudes que tiene, te felicito porque estas haciendo un excelente trabajo con su crianza.
te mando un beso enorme y deseo que tengas un dia muy bello.

TORO SALVAJE dijo...

Se me ha quedado la sonrisa puesta.
Que seais siempre felices.

Besos.

Fabiana dijo...

Cecy: Tauro es tal cual. Y sí, los hijos esperan de nosotros mucho más de lo que les damos...
Besos.

Nataly: ¿No será mucho?
Así como cada vez me enojo más seguido, cuando nos reímos juntos, lo hacemos con ganas. Y eso es impagable.
Te mando un beso.

Toro Salvaje: ¿Viste que hay cosas lindas en la vida?
Gracias por pasar siempre.
Saludos.

dondelohabredejado dijo...

Qué lindo leerte de este modo, expresar así la forma de ser de tu hijo. y qué bueno, qué sano que es que lo conozcas tanto. Muchos problemas vienen cuando los padres ni conocen a sus hijos, lo he visto en alumnos míos, y eso es muy triste.
Se nota que ustedes tienen verdadera comunicación. Me encantó lo del enriedo de cordones.
Besitos, y gracias por compartir.

Ivana Carina dijo...

Mi Retoñor es de Cáncer.

Familiero y retobado como él solo! jajaja!

Me encantó este capítulo!

Es lo que todas las madres hacemos, amar a nuestros retoños y tratar de que las cosas sigan el curso establecido, aunque por ahí nos entrometamos mucho! jeje! ^.^

Un beso!

amor y libertad dijo...

con los hijos se cumple lo que dice la canción: "el amor tiene todos los derechos y nosotros todos los deberes"

un beso

Fabiana dijo...

Dondelohabredejado: Siempre fui mamá fulltime, así que conozco a mi hijo mejor que nadie. Pero en esta etapa de su vida me he propuesto soltarlo progresivamente y seguir estando tras él en cada uno de sus movimientos. SERÉ SU SOMBRA. ¡Pobre hijo mío! Jaja.
Saludos.

Ivana: "M" se salvó por un pelito de ser de Cáncer. Pero Tauro no es mucho mejor.
Ayer tuvimos reunión de padres. La Rectora nos dijo que no era necesaria nuestra presencia el lunes.
PERO YO VOY A ESTAR IGUAL, aunque mi hijito se muera de vergüenza.
Besos.

Amor y libertad: Bienvenido. Es tal cual. Parir es lo menos doloroso (frase de mi madre). El resto nos lleva toda la vida. ¿Pero quién lo hará sino nosotros?
Gracias por pasar buen fin de semana.

r.- el corre ambulancias dijo...

no hay caso, che, con los signos vengo mal desde mi nacimiento
soy del 22/11, y nadie se pone de acuerdo si soy de escorpio o sagitario :(

Maria Rosa dijo...

Todo tu amor hacía a él se ve perfectamente reflejado en estas letras.
No hay nada como los hijos =D

Gracias por pasar Fabi, eres un sol de persona.

Besotes

Siluz dijo...

Los niños nunca crecen en nuestras mentes. Se les quedará la ropa chica, necesitaran navajas para afeitarse, les daremos las llaves de la casa y hasta del auto... pero no dejan de ser nuestros bebés. Así nos hagan abuelas. Un beso a ti y a M.

Fabiana dijo...

Correambulancias: Es que entre el 21 y 22 de cada mes se producen los cambios de signo. Es un dilema y depende del diario que leas. Jaja.
Saludos.

María Rosa: Seguramente quiero a mi hijo igual que cualquier mamá. Sólo que yo pude expresarlo en un papel y eso me facilitó mostrarme tal cual soy.
Buen fin de semana.

Siluz: SIEMPRE van a ser nuestros bebés. Y nosotras siempre estaremos orgullosas de ellos aunque hagan todo mal.
Gracias por los besos. Otro para vos.

Abuela Ciber dijo...

Feliz Dia de la Mujer!!!

En mi blog te deje Premios, espero te agraden y se conviertan en rosas en tus manos, para perfumar tu entorno!!!!!!

Cariños

Anónimo dijo...

Hola a todos Toro Salvaje Cecy Nataly etc. Quizas les llame la atencion a fabiana y a todos/as ustedes que tenga casi 13 años,que comente y que no tenga nombre, que me guste mucho la lengua o simplemente que me valla muy bien en la escuela, pero como humano que soy creo que tengo derecho a escribir mensajes en este blog y en todos los que entre siempre y cuando, el dueño me los permita.Mi mama es una genia que curiosamente se llama Fabiana.Me acabo de leer los 8 mini-capitulos de su libro a las 3:15 de la mañana y no puedo creer lo que leo tan prolija tan previsoria tan perfecta pero al fin y al cabo es mi mama y la quiero un montonazo.
Mami yo desearia que este comentario nose si completo pero si al menos hazlo nombrar en algun otro titulo.

Fabiana dijo...

Abuela Ciber: Gracias por sumarme a tus afectos virtuales.
Y retribuyo la felicitación.
Besos.

Anónimo de mi corazón: Me tomaste por sorpresa. Yo se que sos de perfil bajo, por eso respeto tanto tu identidad, pero por eso también reconozco que este comentario ha salido de tu corazón y te lo valoro doblemente.
Sabé que me siento orgullosa de vos y que sos lo que más quiero en la vida.
Siempre voy a estar a tu lado.
Te amo. Mami.

Gatadeangora dijo...

Los hijos es lo mas grande del mundo, da igual omo sean, para nosotras siempre serán nuestros bebés, yo tengo tres ya grandes pero son y serán siempre mis "niños".
Besos

Fabiana dijo...

Gatadeangora: Después del comentario de mi hijo, me quedé sin palabras.
Te mando un beso y feliz día.

SEGUIME VOS TAMBIÉN