RELATOS COTIDIANOS: CERRANDO ETAPAS POR PAULO COELHO

09 diciembre 2009

CERRANDO ETAPAS POR PAULO COELHO

Siempre es preciso saber cuándo se acaba una etapa de la vida. Si insistes en permanecer en ella más allá del tiempo necesario, pierdes la alegría y el sentido del resto.
Cerrando círculos, o cerrando puertas o cerrando capítulos.
Lo importante es poder cerrarlos y dejar ir momentos de la vida que se van terminando.

¿Terminó tu trabajo? ¿Se acabó tu relación? ¿Ya no vives más en esa casa? ¿Debes irte de viaje?...

Puedes pasarte mucho tiempo de tu presente "revolcándote" en los porqués, en repetir el cassette y tratar de entender por qué sucedió tal o cual cosa.

El desgaste va a ser infinito, porque en la vida, tú, yo, tu amigo, tus hijos, tus hermanos, todos estamos encaminados hacia ir cerrando capítulos, ir dando vuelta a la hoja, a terminar con etapas, o con momentos de la vida y a seguir adelante.




 
No podemos estar en el presente añorando el pasado.  Ni siquiera preguntándonos porqué.  Lo que sucedió, sucedió, y hay que soltarlo, hay que desprenderse.  No podemos ser niños eternos, ni adolescentes tardíos, ni empleados de empresas que ya no existen, ni tener vínculos con quien no quiere estar vinculado a nosotros. 

¡Los hechos pasan y hay que dejarlos ir!  

Por eso, a veces es tan importante destruir recuerdos, regalar presentes, cambiar de casa, romper papeles, tirar documentos, y vender o regalar libros.

Los cambios externos pueden simbolizar procesos interiores de superación.  Dejar ir, soltar, desprenderse.  En la vida nadie juega con las cartas marcadas, y hay que aprender a perder y a ganar.   Hay que dejar ir, hay que dar vuelta a la hoja, hay que vivir sólo lo que tenemos en el presente.

El pasado ya pasó.  No esperes que te lo devuelvan, no esperes que te reconozcan, no esperes que alguna vez se den cuenta de quién eres tú.  Suelta el resentimiento.  El repetir "tu película personal" para darle y darle al asunto. Lo único que consigues es dañarte mentalmente, envenenarte, y amargarte.

La vida está para adelante, nunca para atrás.  Si andas por la vida dejando "puertas abiertas", por si acaso, nunca podrás desprenderte ni vivir lo de hoy con satisfacción.  ¿Noviazgos o amistades que no dejas ir? ¿Posibilidades de regresar?  ¿Necesidad de aclaraciones? ¿Palabras que no se dijeron? ¿Silencios que lo invadieron?  

Si puedes enfrentarlos ya y ahora, hazlo, si no, déjalos ir, cierra capítulos.  Dite a ti mismo que no, que no vuelven.  Pero no por orgullo ni soberbia, sino, porque tú ya no encajas allí en ese lugar, en ese corazón, en esa habitación, en esa casa, en esa oficina, en ese oficio.

Tú ya no eres el mismo que fuiste hace dos días, hace tres meses, hace un año.  Por lo tanto, no hay nada a qué volver.  Cierra la puerta, da vuelta a la hoja, cierra el círculo.  Ni tú serás el mismo, ni el entorno al que regresas será igual, porque en la vida nada se queda quieto, nada es estático.  Por salud mental, por amor ti mismo, desprende lo que ya no está en tu vida.

Recuerda que nada ni nadie es indispensable.  Ni una persona, ni un lugar, ni un trabajo.  Nada es vital para vivir porque cuando tú viniste a este mundo, llegaste solo.  

Por lo tanto, es costumbre vivir contigo mismo, y es un trabajo personal aprender a vivir solo, sin la compañía humana o física que hoy te duele dejar ir.

Es un proceso de aprender a desprenderse y, humanamente se puede lograr, porque recuerda nada ni nadie nos es indispensable.  Sólo es costumbre, apego, necesidad.  Pero cierra, clausura, limpia, tira, oxigena, despréndete, sacúdete, suéltate.

Hay muchas palabras que significan salud mental y cualquiera que escojas te ayudará a seguir adelante con tranquilidad.

¡Esa es la vida!

Paulo Coelho-Escritor



29 comentarios:

Cecy dijo...

Sin dudas no hay otra manera que cerrar la puerta al pasado.
Desprenderse de lo que no nos hace bien.

Además, se vuelve con alegria a los lugares donde se es FELIZ.

Besos, Fabi.
Que tengas una linda semana.

carlos dijo...

fabiana hay que mirar el presente y proyectar el futuro y lo del pasado dejarlo atras muchos besos amiga

Nahuelin dijo...

Me paralice al leer todo esto...me mataste....porque es la verdad...

TORO SALVAJE dijo...

Que razón tiene y como me ha costado cerrar algunas etapas.
Aún me cuesta.

Besos.

Marcela, de Mujeres de 40 y más! dijo...

Extraordinario texto de Coelho!
Indeectiblemente nos lleva a la reflexión del hoy, del tiempo.
Un lujito.

Beso

nosestamoshablando dijo...

Cien por ciento de acuerdo!
Me parece excelente.
Antes cerraba una puerta, pero dejaba abierta una ventana, en definitiva nunca terminaba de cerrar nada. Ahora el cierre es total y la consecuencia siempre mejor.
Beso
Lady Baires

La candorosa dijo...

Es verdad, es parte de aprender a "soltar"... dejar de aferrarnos a lo que ya pasó o a lo que ya no sirve!!

Buscar la salud mental, espiritual y física también depende de esto.

Aprendamos a conocernos y a vivir felices con nosotros mismos, con el hoy y todo lo que pueda brindarnos!! que de allí seguramente saldrá nuestra felicidad para con los demás!!!

Besotes!!!

dondelohabredejado dijo...

Me encanta este texto, y me viene muy bien en este momento llegar a tu blog y releerlo.
Sabias palabras acerca de una sana actitud.
Un abrazo, Nena.

Claudia Sánchez dijo...

Hoy he visitado muchos sitios donde se respira libertad. Aquí también la siento. La libertad de sentimientos y pensamientos. Sin ataduras al pasado. Sin temores al futuro.
Besos nena!

Silvia Beatriz Giordano© dijo...

Hola! tu blog está ternado en la categoría Personal en el 2do Concurso interblogs de La Revista Premia. Para votar y traer el enlace para que tus seguidores te voten ingresa a
http://larevistapremia.blogspot.com

Suerte!

Gla dijo...

LO conocía...es bien cierto pero...¡Cuánto cuesta aprender a soltar las cosas y a las personas!

mujeresdesincuentay dijo...

Exelente Fabi !! Yo elijo una palabra para mi Salud Mental : AMOR , que todo lo puedes ......
Saludito Cordial
Cris // mujeresdesincuentay

Fabiana dijo...

Cecy: A veces pienso que por no cerrar etapas en el momento justo, nos perdemos las cosas más esenciales que nos pasan. Y es una pena.
Besos.

Carlos: Es así. Yo creo que el pasado sólo sirve para no repetir errores. Sólo para aprender. Lo demás, no sirve.
Saludos.

Fabiana dijo...

Nahuelín: Claro que es verdad. Lo que pasa es que nos damos cuenta después de mucho tiempo.
Te mando un beso.

Toro Salvaje: A mí me costó. Pero creo que ya no. Es más, a veces me alejo antes de que sea tarde. Es como una autolimpieza de cosas malas. Jajaj.
Saludos.

Fabiana dijo...

Marce: Es inevitable sentirse identificado con el texto. Pero mi conclusión es que es muy sano.
Me alegró verte por acá.
Un abrazo de oso.

Nosestamoshablando: Dejar la ventana abierta, es mantener la esperanza de algo que ya no va a ser. Los ciclos se terminan y hay que aprender de ello.
Es muy buena tu reflexión.
Besos.

Fabiana dijo...

Cando: ¡Qué facilidad para resumir mujer! Siempre con la palabra justa. No tengo nada para agregar a su comentario...
Le dejo un gran saludo.

Dondelohabredejado: Dicen que todo es cuestión de actitud. Y ésta, sin dudas es una de las primordiales para encontrar la felicidad desprendiéndonos de todo lo que ya no encaja en nuestras vidas. ¡Qué bueno que te haya sido útil!
Que tengas un hermoso día.

Fabiana dijo...

Claudia: Lo que decís me hace feliz. Si respirás libertad en mi casa, lo mío es tarea cumplida. Poder hablar y expresarse libremente es maravilloso.
Saludos.

Silvia Beatriz: ¡Gracias! Enseguida voy para allá a ver de qué se trata.
Gracias otra vez.

Fabiana dijo...

Gla: Es que en la vida todo es cuestión de aprendizaje. Y en su recorrido justamente vamos experimentando y modificando actitudes permanentemente. No te sientas mal, todo se consigue de a poco. Lo bueno es llegar a lograr que no duela.
Cuando el año pasado mi hijo terminó 7º, fue un mar de lágrimas. Su tristeza tenía relación con la pérdida de su espacio en la escuela y el alejamiento de sus compañeros de 10 años. Yo traté de hacerle comprender que se había cerrado un ciclo de su vida, que le daba paso al siguiente. Y que eso era normal porque nos permitía crecer. Hay que comprender las cosas desde ese lugar y buscar la felicidad en lo que vendrá.
Besos.

Cris: Hasta para eso hay que estar preparado. Nadie puede querer si no tiene claro lo que le pasa. Es muy sana tu postura. Pero debe haberte costado llegar a conseguirlo.
Saludos.

carlos dijo...

fabiana sos lo mas me deleitas la vista con tus hermosos post un gran abrazo

r.- el corre ambulancias dijo...

es mas fuerte qeu yo, trate de leerlo, pero a la 6ta linea me dan ganas de matarlo

Ignasi Raventós dijo...

Este texto, precisamente me convenció para dar un vuelco a mi vida. Y después dejar atrás desengaños, frustraciones y horribles pensamientos de injusticia y victimismo, seguí leyendo a Paolo Coelho. Y leí que quien no persigue sus sueños, acaba pudriéndose a sí mismo y a quienes le rodean. Y de la misma forma en que un día Paolo Coelho decidió, en su particular camino de Santiago, hacer realidad su siempre aplazado sueño, yo también, después de leerlo, decidí convertirme en el escritor que siempre había soñado, un sueño que siempre había considerado imposible e inalcanzable para mis aptitudes. Y ahora me doy cuenta de que habiendo cerrado puertas, he abierto un nuevo horizonte que jamás hubiese imaginado a mi alcance. ¿Volver atrás? Jamas. Ni muerto de hambre.

Gracias por poner este maravilloso y revelador texto.

Gatadeangora dijo...

Muy cierto, ¡¡eso es la vida!! ir cerrando puertas y abriendo otras, aunque a veces cueste.

Besitos

Fabiana dijo...

Carlos: ¡Gracias!
Un abrazo a vos.

Correambulancias: Depende del estado de ánimo que tengas. Hay momentos que yo tampoco me banco leer textos demasiado largos que lo único que consiguen es bajonearme.
No te preocupes, pronto habrá más chistes.
Besos.

Fabiana dijo...

Ignasi: Por suerte, a mí me pasó al revés. Primero tuve la suerte de darme cuenta de todo lo positivo que es cerrar historias y hacer lo que quiero sin restricciones y después conocí el texto. Con él corroboré que no estaba tan equivocada al cambiar algunas actitudes en mi vida.
Creo que es cuestión de madurez. Nadie cambia a los 20. Sólo lo hacemos después de un largo camino andado.
Saludos y gracias por pasar.

Gatadeangora: Creo que el éxito final está en que ya no nos cueste cerrar esas puertas. O como dijeron por ahí, no intentar dejar la ventana abierta por las dudas.
Besos.

r.- el corre ambulancias dijo...

no,no, el problema mio es con cohelo, no con los textos largos

Ra dijo...

UN BESO GRANDE!
Gracias por pasar siempre!

Fabiana dijo...

Correambulancias: ¡Ah! Ok. Lo voy a tener en cuenta para los próximos post.
Besos.

Ra: Besos para vos también. Y no es que te visite por compromiso. Lo hago porque me encanta leerte.
Nos vemos.

Veroka dijo...

Gracias
Que bien me viene esto en este momento de mi vida en el cual una relacion terminó...
La tristeza está, pero estoy en el camino de aprender a soltar...
mil gracias♥
Beso

Fabiana dijo...

Veroka: ¡Qué bueno que te sirva! Justamente empieza la época de balances y no hay nada mejor al momento de sacar conclusiones sobre lo bueno y lo malo que nos pasó durante el año, que cerrar etapas. Claro que duele, te entiendo, pero lograrlo implica crecer y a eso vamos.
Suerte.

SEGUIME VOS TAMBIÉN