RELATOS COTIDIANOS: NUNCA DIGAS MÁS DE LO QUE DEBÉS

06 junio 2008

NUNCA DIGAS MÁS DE LO QUE DEBÉS


Un tipo estaba esperando en la cola de un supermercado, y ahí, por el fondo ve que una rubia, pulposa, divina, lo mira, le hecha una sonrisita y lo saluda.
El flaco se queda pensando... ¿Me estará saludando a mí? ¿De dónde es esta mina?
Él la ve familiar y le pregunta:
-¿Perdón, vos me conocés a mí?
-Así lo creo (le contesta ella). ¡Vos sos el padre de uno de mis chicos!
Ahí el tipo se empieza a volver loco. A esa altura de su vida se encuentra casado y con tres pibes. Que venga una desconocida a decirle una cosa así, le cayó como un balde de agua fría.
De repente, se le aparece el recuerdo de la única noche que le fue infiel a su mujer. Resignado y un poco confundido le dice:
-¡No te puedo creer que vos sos la tipa que hizo el streaptease en una fiesta que me hicieron mis amigos hace unos años... a quien subí a la mesa de billar a la vista de todo el mundo! ¡¡¡Que noche, Dios mío!!!!! ¿Sos esa, no?
A lo cual ella contesta: -No... soy la Profesora de Inglés de tu hijo.

SEGUIME VOS TAMBIÉN