RELATOS COTIDIANOS: LA FIDELIDAD DE LOS ESPEJOS (POR SERGIO SINAY)

27 julio 2009

LA FIDELIDAD DE LOS ESPEJOS (POR SERGIO SINAY)

Tres días antes de que "M" empezara su escuela secundaria, tuvimos nuestra primera reunión de padres. Allí estaban al frente, la rectora del colegio, la psicóloga y quien sería durante todo el año lectivo la tutora de primer año.

Dos años antes, durante la recorrida a distintas instituciones, pensábamos qué sería mejor para nuestro único hijo.
Una escuela modelo, al mejor estilo monasterio con 1500 alumnos por turno y un curso de ingreso que lo tendría a mal traer durante un año completo era una de las posibilidades.

No nos convencía. Ya tuvimos la experiencia de ver alumnos apilados que sólo representaban un número en el colegio que lo vio crecer durante 10 años.
Buscamos una variante que se adaptara a nuestras necesidades. Y después de tanta búsqueda, resolvimos con mi marido que un lugar chiquito, con pocos profesores sería para nuestro retoño el espacio adecuado para iniciar el periodo más complejo en la vida de una criatura.

La escuela es muy pequeña. Una casa vieja transformada en centro educativo que consta de una sola división por año.
En aquella reunión del 6 de marzo, nos mostraron una perspectiva de lo que sería la educación de los chicos. La informalidad y al mismo tiempo la firmeza en las palabras de las autoridades nos dieron un dejo de confianza.

Hoy, meses después de aquella presentación, se han cumplido la mayoría de los objetivos propuestos.
Estoy sumamente conforme con el lugar que mi marido y yo elegimos para "M" porque nos están demostrando que con voluntad y organización todo es posible.

La carta de presentación de la psicóloga fue una hoja impresa que llevaba por título el título de esta entrada. Fue su mensaje de bienvenida y algo así como una advertencia sobre nuestro comportamiento ante nuestros hijos.

Sergio Sinay es sociólogo y especialista en vínculos humanos. El siguiente texto, refleja su postura frente a la educación actual. Creo que ningún padre debería dejar de leerlo.

"Ante los episodios que en tiempos recientes los tienen como protagonistas (violencia callejera y escolar, adicciones, accidentes, deserción, ruptura comunicacional con los padres) se dice que hay en la sociedad un problema con los adolescentes. El problema real no es con ellos sino con los adultos. Los jóvenes no son quienes crean modelos y referencias sociales. Son espejos que reflejan la imagen del mundo en el que viven y crecen. Sus modelos son consecuencia de la adultez con la que conviven.

Si a los adultos nos preocupa qué ocurre con y entre ellos, debemos preguntarnos qué pasa con nosotros, con nuestros modos de vincularnos, con los valores que exhibimos a través de nuestras conductas, con nuestras propias adicciones, con nuestra violencia evidenciada en nuestra manera de conducir, en la forma de dirimir desacuerdos personales, sociales, deportivos, económicos y políticos.

Nuestra amiga Yanina advierte sobre los riesgos de jugar con los jóvenes, con sus sueños, llama a no usarlos como engranajes del circuito consumista. A no dejarlos, en fin, inemes ante la voracidad populista, proselitista o mercantilista de adultos que, desde diferentes roles y funciones buscan valerse de ellos.

Lo más grave ante este panorama es la deserción de los padres. Este es el fenómeno más riesgoso y estamos hoy ante él. Una inquietante mayoría de padres parecen haber olvidado que son ellos quienes educan a sus hijos. La escuela enseña, instruye, socializa.
Educar es transmitir valores a través de la conducta, es mostrarles como referencia una vida con sentido que va más allá de lo material. Es tener presencia emocional y escuchar.

Demasiados padres ven eso como una carga , no quieren que sus hijos les impidan tener una vida propia (como si la vida propia no incluyera la maternidad o la paternidad).
Demasiados padres inmaduros le piden a la "mamá escuela", al "papá Estado", a los "tíos terapeutas", a las "niñeras TV", al "padrino shopping" o a los abuelos que se hagan cargo de sus hijos para que ellos puedan seguir comportándose como niños. Pero son adultos y tienen una responsabilidad indelegable ante la vida que crearon.

El especialista español José Manuel Aguilar, autor de "Tenemos que hablar, cómo evitar los daños del divorcio", habla de los padres de hoy como la generación obediente: la que se educó obedeciendo a sus padres y ahora obedece a sus hijos. Han considerado que dar lo mejor a sus hijos es dárselo todo, y eso no es educar, es malcriar.

Hay, pues, un déficit educativo y empieza a menudo en el hogar."



19 comentarios:

Ivana Carina dijo...

¡¡Perfecto este texto!!

¡¡Gracias!!

Cuántas veces discutí con los padres que creen que la escuela es la guardería....

Y creo que la culpa de que la educuación esté en decadencia es de los padres, porque salvo raras excepciones, muy pocos se "ocupan y preocupan" de la educacón de sus hijos....

Pero bueh!, soñemos que algún día las cosas cambien...

Yo por lo pronto, me ocupo y preocupo por mi Retoñor, aunque parezca loca mala! Jajaja!

Besotes y buena semana!!!

Cecy dijo...

Asi es.
Desde el primer nucleo es donde se van construyendo los roles, con la contención amorosa que necesitan y las reglas de educacion y buenas costumbres que deben ser bien enseñadas para que a medida que vaya avanzando en su crecimiento, respete y se respete a si mismo los roles que tendra que ir cumpliendo en su vida y en la amplitud de ella. Para esto, los padres debemos cumplir con las mismas reglas,el amor y la educación comienza por casa, asi sin más.

Muy buen texto Fabi.
Besotes y buena semana.

Abuela Ciber dijo...

Me pongo de pié y aplaudo.
Lo pregono diariamente, a veces no me entienden.
Por suerte mis hijos sí.

Buenisimo lo que has compartido .

Cariños

La candorosa dijo...

Excelente texto, ¡¡excelente!!, sobre todo para estos tiempos donde tanto padre anda reclamando que todo el mundo se haga cargo de lo que les compete a ellos: la responsabilidad y atención de sus hijos.

Y eso que le faltó hablar de los chancletazos!!! jaja!!!

Saludazos!!!

TORO SALVAJE dijo...

Estoy de acuerdo.
Eso es lo que está ocurriendo.
Ojalá podamos remediarlo.

Besos.

amor y libertad dijo...

hay que empezar por educarse uno mismo

Fabiana dijo...

Ivana: Ya en el Jardín, la directora nos había preguntado a los padres qué esperábamos de la escuela. Algunos respondieron erróneamente "educación". Ese error llevó a la Directora a aclararnos que de educar nos teníamos que preocupar en casa porque de otro modo resultaría muy difícil trabajar en el colegio. Y aplaudo el concepto.
Saludos y feliz semana.

Cecy: Yo creo que es como decís vos. Y si no aprenden en casa, vivir en esta sociedad se torna imposible. Pero hay mucho por aprender todavía.
Besotes.

Abuela Ciber: Me convenzo de que somos los adultos los que carecemos de valores. Por eso somos capaces todavía de discutir a quién le corresponde educar. Es tirar la "pelota" para ver quién la agarra...
Un abrazo.

Fabiana dijo...

Cando: Me parece que el peor error que cometemos es tratar de ponernos a la altura de los chicos. A veces nos preocupamos mucho por saciar sus necesidades materiales (creo que en el fondo lo hacemos para no plantarnos como padres). Hay mucho camino por recorrer todavía para aprender. Los resultados están a la vista.
Suerte y feliz semana.

Toro Salvaje: ¿Podremos remediarlo? Nos falta madurar para conseguirlo. Y no hay tiempo que perder porque mientras nosotros vemos qué hacer, los chicos crecen y se nos van de las manos.
Besos.

Amor y libertad: Totalmente de acuerdo. Si no somos capaces de asumir responsabilidades cotidianas ¿Por qué deberíamos asumirlas en el rol de padres?
Educarnos. Ahí está la clave.
Saludos.

Gamar dijo...

Muy acertado y sería bueno que todos lo entendiéramos así.
Me gustaría mandarles ese texto a los padres de todos mis alumnos pero seguramente pensarían que los estamos agobiando, que ya demasiados problemas tienen con su vida o que nos queremos sacar responsabilidades de encima.
Cuando el común de la gente se haga cargo de su responsabilidad esto podría comenzar a cambiar. Por ahora es solo quejarse y buscar culpables en otro lado.
Muy buena entrada, saludos

Anavril dijo...

Muy bien!!!
A mi niña tambien la puse en un colegio chiquito... con pocos alumnos por curso.

Y tambien creo firmemente que aunque pueda darle muchos gustos, no tengo necesariamente que hacerlo. A mi me criaron en el deseo (por la fuerza, je, pero no puntualicemos) pero creo que funciona. Si deseamos nos preocupamos por conseguirlo y luego lo valoramos. Y así y todo mis padres dicen que tiene demasiados juguetes !!!!! Y la verdad, en comparacion con muchos amiguitos...no tiene tantos...

dondelohabredejado dijo...

Excelente texto, una joyita. Y excelente el colegio que eligieron, también.
Ojalá este texto llegara a todos los padres ( y lo entendieran, claro)
Un abracito.

Fabiana dijo...

Gamar: Notificar a los padres sobre sus obligaciones no tiene que ofender. Y como decís, "cargarlos de problemas" se refiere a cuidar de los hijos.
Me parece una manera elegante de explicarles a los padres cómo deberían ser las cosas entre la escuela y la casa.
Yo te apoyo.
Saludos.

Anavril: Lo que se consigue con esfuerzo es lo que se valora. Pero en este tema soy bastante frágil. No le doy "todo" a mi hijo, pero trato de concederle ciertos gustos que para algunos son poca cosa y para otros resultan exagerados. En fin, no se dónde está el equilibrio.
Te mando un besote.

Dondelohabredejado: El tema es que los padres entiendan la magnitud del problema para poder hacerse cargo de sus mochilas. No es fácil traer hijos al mundo. Más de uno debería saberlo para no llevarse una sorpresa después.
Besos y feliz semana.

Carmen dijo...

Perfecto el texto que nos enseñas.
El error que cometemos los padres es pensar que con enviarlos al colegio ya está todo hecho y no es así. Como responsables de nuestros hijos tenemos que educarlos y no malcriarlos para que adquieran valores.

Perfecto el texto que nos regalas hoy.

Un besito mi reina

nadasepierde dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con vos en lo de la elección del colegio. Cuando me tocó ese momento, busqué uno en el cual yo sintiera que las horas que pasaban en la escuela fueran con el mismo mensaje que recibían en casa, donde yo me sentía que en eso de educar a mis hijso, yo no estaba sola, a contramano del resto. Y por suerte lo encontré, también un colegio chiquito, personal, con los mismos valores que en mi casa.
El colegio ideal no existe, pero hay que buscar el que mas se adecúa.
Sinay me gusta mucho también.

Un beso

Angus dijo...

Un texto fantástico.

Angus dijo...

Un texto fantástico.

Fabiana dijo...

Carmen: Claro, pretendemos que la escuela tape todos los agujeros que nosotros no podemos cubrir.
Nada más erróneo que ese pensamiento. La palabras "valores" en la actualidad nos recuerda cosas materiales. Los valores verdaderos se han perdido y nadie se acuerda de ellos.
Gracias por pasar.
Besos.

Nadasepierde: Fue nuestra mejor elección en años... Los chicos allí reciben mucha contención sin sentirse presos ni "privados de sus derechos". Siempre tengo encontronazos con papás, pues parece que poner límites es directamente un delito. Y muchos son los que creen que si en la escuela limitan sus libertades, se trata del lugar equivocado. Parece que para ver felices a nuestros hijos, hay que permitirles que hagan literalmente lo que quieran...
Debo ser muy vieja, pero no comparto ese criterio de educación.
Por suerte veo que somos unos cuantos.
Besos.

Angus: Bienvenida. Me alegra que te haya gustado el texto. Acercarlo y compartirlo con Ustedes me hace sentir que no estoy sola en esto de "educar".
Gracias por la visita.
Saludos.

"dottore" panza dijo...

gracias por el texto, buscaba algo para compartir con los colegas del colegio de Atocha (Salta) y me pareció perfecto, primero por que es sencillo para introducir en el tema de la violencia, sin parecer catedrático, y es un modo de ir generando espacios de crecimiento entre quienes trabajamos por y para los adolescentes. gracias nuevamente y saludos desde Salta , la linda.

Fabiana dijo...

Dottore panza: Bienvenido.
A mí me resultó muy útil este texto. Y me pareció muy acertado que fuera repartido en el colegio. Aunque no se si todos los padres están de acuerdo.

Estuve viendo tus blogs y lamento que no los actualices.
El pediatra que atiende a mi hijo desde hace 3 años es precisamente "especialista en adolescentes". Cuando comencé a atenderlo con él, no le di importancia al tema pero a medida que pasó el tiempo y mi hijo creció me di cuenta de su similitud con un buen psícologo. Suele guiarme bastante en decisiones sencillas pero complejas a la vez.

No dejes de escribir. Los consejos de especialistas en esta época complicada son muy valiosos.

Gracias por la visita.

SEGUIME VOS TAMBIÉN