RELATOS COTIDIANOS: EL CLICK DE LOS 30 (R) (bajo licencia de Creative Commons)

27 septiembre 2009

EL CLICK DE LOS 30 (R) (bajo licencia de Creative Commons)

Hace algún tiempo les conté todo lo que sentí al llegar a los 40. Un poco en serio y otro tanto con humor, trato de tomarme la vida con tranquilidad, aunque para ser honesta, pocas veces lo consigo.

Pero el verdadero "click" lo viví a los 31. Jamás me había dado cuenta que ya había pasado los 30 porque aún mantenía la frescura de una veinteañera. Me había acostumbrado a vivir una vida rutinaria que yo misma había elegido y aceptaba mandatos familiares con total naturalidad.

Aún era lo suficientemente inmadura como para tomar decisiones de importancia y me costaba horrores enfrentarme a mis seres queridos para plantarme con firmeza ante aquellas situaciones que no me hacían feliz.

Un día, recibí una noticia que me derrumbó. Un pariente muy directo falleció sorpresivamente, sin indicios previos de sufrir algún mal. La familia se revolucionó, porque nadie pudo imaginarse que algo así sucedería con él, ya que en ese momento contaba solamente con 32 años.

Pasados unos pocos meses de este triste acontecimiento, caí en la cuenta de mis treinta y pico... Ya era mamá y esa historia dejó en mi vida una marca que me hizo reflexionar.

Aquel familiar, era mi cuñado. Con su muerte, quedaron todos sus proyectos sin cumplir; pero también quedó una esposa. Y una criatura de 6 años con una vida por delante sin papá.

A partir de ese momento, comprendí que la vida se construye día tras día. Los proyectos nos empujan hacia adelante, pero no se debe proyectar a muy largo plazo.

Con total sinceridad, debo decir que no me conformo con cualquier cosa, pero tampoco me interesa enloquecer buscando no se qué en no sé dónde.
Estoy convencida de que todos venimos a este mundo con un camino predeterminado y que sólo queda en nuestras manos la posibilidad de darle un poco de color y adecuarlo a nuestro gusto para que su recorrido sea lo más placentero posible.

Así dadas las cosas, me propuse quitar de mi vida todo lo que me disgusta. Y ya no intento más, calmar las aguas evitando una discusión. Al contrario. Quienes me rodean saben que soy de objetar todo lo que me molesta. Y consigo un doble resultado: sacarme un peso de encima y hacerles saber a quienes conviven conmigo, qué cosas no me gustan, para que no se repitan en lo sucesivo.

Ya lo dije en otra oportunidad. Es bárbaro vivir como si cada día fuera el primero de nuestras vidas. O el último...

15 comentarios:

La candorosa dijo...

Hay situaciones que suelen golpearnos de manera especial -despertarnos-, ya que a partir de ellos uno modifica ciertas perspectivas en la vida.

Estar vivos es algo que debemos valorar y en ello tenemos que poner nuestros criterios, nuestros deseos y todo lo que merece ser vivido!!

Saludazos!

Abuela Ciber dijo...

Muy acertado lo que has compartido
con todos tus sentires a flor de piel.

Tienes un precioso camino ha recorrer te deseo que siempre encuentres el lado positivo para continuarlo.

Cariños

carlos dijo...

fabiana te deseo lo mejor para esta vida aunque a veces nos ponga en situaciones dificiles que hay que superar saludos

pd con respecto al post anterior no me olvide que sos mujer

Cecy dijo...

Me gusta esta entrada Fabi.
Es una muy buena reflexión.
Me llegó, lo de quitar las cosas que nos disgustan.
Gracias.


Besos.
Muy buena semana.

Anavril dijo...

que bueno que pudiste cambiar, fabi-
Para mi no es tan facil.

TORO SALVAJE dijo...

Como si fuera el último.
Esa es la idea.

Besos.

Isabel dijo...

Lo que has contado me ha recordado a mi propia vida, y a lo que hizo que de repente, me viera tal y como era, con todo su peso y toda su responsabilidad. Estoy de acuerdo contigo. Besos.

mujeresdesincuentay dijo...

Me gustò leer eta entrada , los cambios son duros pero no imposibles.
Saludito
Cris // mujeresdesincuentay

Fabiana dijo...

Cando: Yo creo que ese fue el momento en que comencé a crecer. Maduré y me negué a vivir de órdenes ajenas. Igualmente, el proceso fue mucho más largo. Me llevó varios años.
Feliz comienzo de semana.

Abu: Yo creo que el lado positivo es estar viva. Parece tonto, pero desspués de un golpe tan duro, una se da cuenta de que la vida es volátil y también de que todo se puede terminar en segundos. Cuando llegamos a entenderlo entonces estamos en condiciones de aprovechar cada cosa que nos pasa.
Besos.

Fabiana dijo...

Carlos: Es que en definitiva la vida es eso. Saber superar los momentos difíciles. "Vivir" siempre es estar a prueba. Y gracias por los buenos deseos.
Saludos.

Cecy: Es lo primero que intenté hacer cuando entendí que nada es eterno. Si estamos de paso y sin fecha de vuelta, lo lógico es pasarla lo mejor posible hasta que se pueda. Y no hablo de ser un tiro al aire, sólo de tratar de vivir mejor.
Besotes.

Fabiana dijo...

Anavril: Siempre hay un motivo que nos lleva al "click". Y si no lo hay, será nuestro interior que nos da la señal de que hay algo que cambiar. Creo que a todos nos pasa.
Un beso.

Toro Salvaje: Tal cual. Siempre tiene que ser esa la idea para poder concretar lo que hagamos (sea lo que sea) convencidos de que mejor no se puede.
Un abrazo.

Fabiana dijo...

Isabel: A veces la vida nos enfrenta con una realidad inesperada, pero ante lo inevitable, debemos sacar algo en limpio. Eso fue lo que hice.
Un abrazo.

Cris: Sí que lo son, pero vale el intento porque después uno empieza a sentirse más a gusto.
Saludos.

r.- el corre ambulancias dijo...

tanto como vivir como si todos son el ultimo dia me parece muy adrenalitico

lo que si, es bueno vivir sabiendo que tiene un fin la cosa, y no pasar el tiempo, sino disfrutarlo

muy bueno el post

Ingrid dijo...

Hola, me encanto tu blog! To también tengo uno de relatos, pero en portugués. Ahora resolvi hacer un en español ya que cambie de pais jejeje

Mira,
Yo estoy hacendo un sorteo en mi blog de un hidratante corporal de Natura, marca que viendo. Te animas de participar? Es muy rapido y facil!!

Gracias!
Besos

Fabiana dijo...

Correambulancias: A mí me parece piola no dejar cosas pendientes. Desde las más insignificantes hasta las más importantes. ¿Adrenalina? No lo se. Pero me voy a dormir tranquila...
Besos.

Ingrid: Bienvenida. En cualquir momento me doy una vuelta por tu blog.
Saludos.

SEGUIME VOS TAMBIÉN