RELATOS COTIDIANOS: APARIENCIAS (Bajo licencia de Creative Commons)

06 julio 2011

APARIENCIAS (Bajo licencia de Creative Commons)

"Las apariencias engañan" dice el viejo y conocido refrán. Y ya lo creo. Mil veces he juzgado (para bien o para mal, de acuerdo a una sensación, a una primera impresión o simplemente al aspecto físico de alguien. Y la verdad, debo decir que mi conclusión es desalentadora: mi margen de error es de un 90%.

Hay gente que a primera vista, saca una especie de radiografía y es capaz de analizar hasta el funcionamiento de los riñones del que tiene enfrente. Pero lo mío está muy lejos de la medicina...

Así es como varias veces tuve que reconocer haberme equivocado al momento de atender personalmente gente que desde un contacto telefónico era "macanuda".

En una ocasión, en mi trabajo, estábamos esperando a un cliente que debía retirar su mercadería personalizada. Hacía años que venía adquiriendo el mismo producto, de modo que no había motivos para que el señor en cuestión nos demorara más que un par de minutos. Nadie quiso atenderlo, salvo yo que había tenido algunas charlas previas vía telefónica  y lo consideraba una persona por demás agradable.

Al momento de conocerlo personalmente, quedé deslumbrada por su extrema cortesía y sus ojos transparentes. Mi pensamiento era uno solo: no me había equivocado y no entendía por qué nadie quería atenderlo...
Hasta que se despachó con un  -¿No te molesta que abra una de las cajitas para ver cómo quedaron los jabones?

Admito que soy demasiado respetuosa y cordial con todo el mundo, aún cuando ante su pregunta me decía a mí misma -¿Qué cuernos quiere ver si siempre llevó lo mismo y el logotipo no cambió? ¿Para qué va a desarmar la cajita tan bien embalada si lo único que hay adentro son 300 jaboncitos de porquería?

No pude decírselo y lo ayudé a desembalar para apurar el trámite y dejar de escucharlo hablar como un loro aunque fuera por unos minutos nada más.
Para ese entonces, su cortesía me resultaba espantosa y sus ojos transparentes me parecían los más odiosos del mundo.
El tipo, sin parar de hablar, sacón un jabón, después otro y otro y otro más...

-Me parecía mejor que la etiqueta estuviera pegada en posición vertical. (Dijo)
-Es que siempre la pegamos así. (Respondí).
-Y no me gusta el sellito que le ponen acá porque queda a la vista... (Dijo)
-Es el sello de fábrica con la fecha de vencimiento del producto. (Respondí)
-¡Ahhhhh! (Dijo)
-Mmmmm. (Respondí)

El tipo intentó despegar una etiqueta para pegarla en otra posición queriendo demostrar que quedaba mucho mejor estéticamente hablando pero en el intento, rompió el envoltorio del jabón.

-¡Huyyy, se rompió! (Dijo)
-¡Claro, el papel se rompe! (Respondí)
-Bueno, será para la próxima. (Dijo)
-Ok. (Respondí)

Lo ayudé a guardar nuevamente todos los jaboncitos desparramados tratando de que quedaran perfectamente acomodados para poder cerrar la caja, atarla otra vez y saludarlo hasta la próxima antes de que se le ocurriera preguntar alguna otra boludez. Y lo conseguí.
El tipo se fue, yo cerré la puerta y me quedé apoyada sobre ella, tratando de recuperarme del shock y jurándome que la próxima vez no lo atendería.

Cada vez me convenzo más de que nada es lo que parece.

¿Y Ustedes han tenido experiencias de este tipo?

19 comentarios:

Gamar dijo...

Era un rompejabones.
Yo tengo clientes así, que según dicen ya nadie los quiere atender y yo, debe ser que les tengo paciencia o les gusta que responda a todas sus ridiculeces con ironía porque siguen siendo clientes míos después de muchos años.
Saludos

nadasepierde dijo...

yo creo que si, más de una vez nos dejamos llevar or primeras impresiones erroneas, en uno o otros sentido... pero también aprendí a escuchar a esa voz que te dice que algo no es como parece, o si es como parece... porque rara vez falla, por no decir que nunca falla.... claro que esto no es de primera impresión, sino lo que va surgiendo medida que conoces al otro.

Y la próxima vez quien atendio al rompejabones (jaaa tiene razón Gamar!)

Besos

Cris dijo...

Faby , siiiii , nada ni nadie es lo que parece, mirá muchacha ,otra que la diva del Shock jabonoso ( antigua publicidad) si a mí me tocara uno de esos , me da tal SHOCK que ,le revoleo los jabones por la testa , que envolverlos nuevamente ni ocho cuartos ! que se los lleve así ! y mirá que el que me ve dice, que mujer tan SERENA ! ajjjjj.
Saludinguis
Cris//mujeresdesincuentay

Abuela Ciber dijo...

Pues..... no todos somos perfectos, vaya a saber que pensaran de mi algunas dependientas, si bien "me consider" de ser reamable, si algo no me gusta lo digo y .-.....vayan a saber que mal les puede caer lo expresado.
Yo que se, es cierto que hay personas impertinentes por naturaleza, es verdad.
Pero bueno, siempre queda la dulzura de seber que no las tenemos que aguntar a diario ja ja !!!!

Cariños

Cecy dijo...

Me hiciste reír, con sus ojos transparente pasaron hacer los mas tediosos.
La verdad linda que no tengo para contarte, la gente que viene a mi trabajo esta cargada de problemas y cuando no le das lo que te piden, te insultan y mucho, y uno tiene que poner cara de nada y tratar de calmar la situación. (un psicólogo para mi).


Un abrazote.

Juans dijo...

Personalmente no creo bajo ningún concepto en las generalizaciones que en este caso llevan al "las apriencias engañan"... pero como las brujas, que los/las "dos caras" existen; eso seguro!
Y que existe en cada uno de nosotros según las circunstancias, TAMBIEN!

Fabiana dijo...

Gamar: Jajajja, algo así. Se ve que hay personas a quienes les gusta ser maltratadas...
En fin, hay de todo en este mundo.
Besos.

Fabiana dijo...

Nadasepierde: Claro que es así, pero yo me referí a la primera impresión. Ahora con la experiencia ya no me agarran más, te lo aseguro.
Cariños.

Fabiana dijo...

Cris: Ganas de hacer lo que comentás no me faltaron, pero intenté ubicarme en ese refrán que dice "el cliente siempre tiene la razón" y no me quedó otra más que despedirlo con una linda sonrisa.
Buen finde para vos.

Fabiana dijo...

Abuela Ciber: ¡Y no quiero ni pensar qué opinarán de mí algunos de los que me conocen...
Porque en realidad, soy jodida y vueltera como "el rompejabones".
Un abrazo fuerte.

Fabiana dijo...

Cecy: No te preocupes corazón, esa es sólo una anécdota de las más agradables. También tengo de las otras como bien decís, de gente nerviosa y prepotente. Pero la verdad que no se con quién me quedo.
Besitos y calma que no vale la pena amargarse.

Fabiana dijo...

Juans: Ya tenía antecedentes de este buen hombre. Por eso nadie quería atenderlo. De todos modos, repito que lo de las apariencias a mí no me da resultados porque soy un desastre.
Gracias por pasar.

TORO SALVAJE dijo...

Para tirarle una caja de jabones a la cabeza.
Que pesado el tipo...

Yo antes me equivocaba bastante con mi apreciación sobre las personas.

Ahora ya no porque evito relacionarme todo lo que puedo.

Besos.

tia elsa dijo...

jajaja! con razón nadie lo quería atender. A mi me paso hace muchos años con una compañera de trabajo que todos me decian que era loca, yo era nueva en el lugar y ella era una chica preciosa, superdulce, hasta que me metió en cada quilombo que comprendí que le fallaba de verdad, por suerte que ya todos la conocían. Besos tía Elsa.

Princesa Adora dijo...

Te leí hace días y pensé que ya te había comentado, pero me equivoqué.
Sí, tuve algunas de esas experiencias.. pero bueno, son eso experiencias, anécdotas.. son cosas que tienen que pasarnos para luego poder contarlas con humor!!!!

Cariños!!

Fabiana dijo...

Toro Salvaje: A veces resulta imposible quedarse en nuestra "burbuja" y estamos obligados a salir a la realidad.
Esta anécdota es parte de esa realidad cotidiana. De todos modos, al rompejabones no lo volví a ver. Por suerte.
Buen finde Torito.

Fabiana dijo...

Tía Elsa: Cuando los demás conocen al "problemático" encima de aguantarlo, corremos el riesgo de que nos manden a la guillotina. Después, todos te miran y se ríen... Pero ese mal momento es el derecho de piso. Una vez y gracias. Jajajja.
Besos.

Fabiana dijo...

Princesa Adora: Tal cual. Por eso, a pesar de ser una tonta historia, me gustó compartirla.
Cariños.

Luciano dijo...

Sí, a veces pasa que nos toca lidiar con esa clase de gente. Los famosos "detallistas".

SEGUIME VOS TAMBIÉN